Google+ M.Puedes Empezar Hoy m. : octubre 2012 octubre 2012 - m.







Mira en Tu Interior y Comprende que Todas las Respuestas
están en Ti.
Tus Emociones y Sentimientos te están dando las claves para Despertar a la Vida. No busques más.
Puedes Empezar Hoy . . .
Existe una razón por la que elegiste todo cuanto ocurre a tu alrededor... Espera,vive tu Ahora en cada momento de la manera más amorosa posible y, en poco tiempo descubrirás el porqué.

La iluminación de tus días y los colores con que los veas sólo dependen de Ti


"SI NO TIENES LIBERTAD INTERIOR, ¿QUÉ OTRA LIBERTAD ESPERAS PODER TENER? "

domingo, 28 de octubre de 2012

Todo ocurre por algo

La pérdida de alguien querido creo que es una de las cosas más difíciles, dolorosas, incomprensibles, inevitables, crueles, que podemos vivir. Por lo menos así lo siento yo. 

Cuando nací ya había perdido a mi padre siete meses atrás. Muchos pensaréis que eso no me pudo afectar, y es una postura con la que me he peleado interiormente hasta hace muy poco tiempo. ¿Cómo podía echar de menos de tal manera a alguien que no había llegado a conocer en esta vida...?. Y digo bien: "en esta vida". Ni siquiera yo misma podía entenderlo. Pero se echa muchísimo de menos a un padre, y en muchas ocasiones, y durante toooooda tu vida. Muchos de vosotros me entenderéis perfectamente. Pero sé que pasó por algo, y por algo bueno. Tengo que confesar que aún hoy hay días y momentos en que me cuesta tenerlo claro, todavía hay algo que se me remueve en lo más profundo de mí cuando pienso en él, pero así es la cosa hasta que lo asimilas - porque lo acabarás entendiendo, de verdad. Nada pasa por casualidad.

Cumplo cuarenta años el 10 de diciembre - la edad física no me importa lo más mínimo, tengo que decirlo, pero lo menciono porque creo que son bastantes años empleados en intentar entender qué puede haber de positivo en nacer con la falta de alguien tan importante en la vida de una persona como su padre (o su madre, por supuesto). Lo he llegado a comprender, pero en aquel entonces no sólo me hacía sentir inmensamente sola, sino que ni siquiera tenía idea de lo que me esperaba... Ni por qué...

La cuestión es que en aquella época mi Abueli (así la he llamado y la sigo llamando siempre) me salvó la vida en el sentido más amplio que se pueda entender. Si, ella, la persona más grande que he conocido en mi vida, mi madre en la práctica, en alma, en espíritu, en todo durante toda mi vida. Una mujer excepcional, distinta, carismática, buena a rabiar!. En determinado momento muy complejo de mi vida, me sorprendió la manera en que me reconfortó, me entendió, me animó... Me habló de madre a hija una vez más, me habló de persona a persona - que es mucho más difícil!. Lo gracioso es que ella tenía cerca de 75 años, pero aún hoy no he conocido a alguien tan joven en un cuerpo de esa edad. La adoro, y la echo mucho de menos, porque la perdí cuando yo  tenía poco más de 20 años. ¡Menudo palo me llevé!. Además fue todo muy duro, pero, ¿para quién no es duro perder a una de las personas que más quieres en tu vida, ocurra como ocurra la cosa...?. Y cuando tuve la capacidad de medio asimilarlo, pensé: esto tiene que haberme pasado por algo, y por algo bueno.


La cuestión es que mi madre me entendió perfectísimamente, y recuerdo muy claramente cómo me cuidó, me mimó, me arropó, me entendió, esos días tan durísimos para mí. Recuerdo sus caricias, sus besos, sus abrazos, todo el amor que me tiene me lo demostró con creces en esa ocasión (y en muchas otras, por supuesto). Pero a pesar de que era ella quien realmente había perdido a su madre, su atención estaba totalmente centrada en mi, y eso no tiene precio....

Entre eso y otras cosas que ocurrían en mi vida, fui tan ingenua que me llegué a sentir "a salvo" de cualquier otra pérdida más, a no ser que tuviéramos la suerte de celebrar el siglo de alguien, en cuyo caso me parecerá un regalo. Fui tan ingenua de creérmelo. Y perdí a mi madre hace 3 años nada más. Ella sólo rondaba los 56 (...). En fin...

Eso sí que fue devastador.... , totalmente demoledor, inesperado, una vez más incomprensible, y dolorosísimo, pero esta vez más que nunca, porque ¡ya no me podía tocar a mi" (pobre tonta, ¿no?), y menos a ella, con lo todo lo que le había pasado en su vida..... ¿Realmente todo pasa por algo?, ¿Y por algo bueno?. Pues tengo que decir que SÍ ROTUNDAMENTE.

Descubrí que no es necesario tener a tu lado a una persona para sentirte totalmente unido a ella y formar los dos parte de un solo Ser.
Descubrí que una Madre no tiene que ser forzosamente quien te ha llevado en su vientre durante 9 meses.
Descubrí que en los peores momentos de ahogo de tu vida es cuando quien más te ama te da su aliento para que puedas respirar.
Descubrí que cuando más perdido y confundido estás, cuando todos parecen estar en tu contra, esa persona que te ama ha estado toooodo el tiempo a tu lado, esperando tu llamada de auxilio para regalarte la fuerza, la comprensión y la claridad que no eras capaz de sentir.
Descubrí que nunca jamás es tarde para re-encontrarte y abrazarte con la persona que más amas en tu vida, nunca es tarde para re-descubrir el amor que os une, a pesar de todo lo que haya podido pasar.
Descubrí lo valioso que es el tiempo que puedo compartir con las personas que quiero, y descubrí que lo importante reside en la calidad de ese tiempo.
Descubrí el regalo que signfica estar rodeado de quien sabe quererte tal y como eres, y saber amarles tú a ellos de las misma manera. 

Me siento muy afortunada del amor que me rodea, porque sé que todos siguen estando aquí conmigo, y me lo están demostrado, ¡vaya sí están aqui!.

Pero eso os lo contaré otro día.






viernes, 26 de octubre de 2012

La libertad de Ser

No parece que tenga mucho valor ni que sea nada misterioso que una persona escriba sus experiencias, sentimientos y emociones en un par de hojas en blanco. Lo que sí tiene valor y es misterioso es que busque en sus propias palabras escritas alguna respuesta a sus inquietudes y preocupaciones.

Cuando leemos lo que hemos escrito o nos escuchamos a nosotros mismos en alguna grabación, algo cambia en nuestra manera de percibir el mensaje transmitido, como si otra persona hubiera escrito o pronunciado esas palabras, no nos reconocemos. Nos hemos dejado llevar por nuestras emociones y sentimientos más íntimos, nos hemos despojado de todos esos trajes que nos ponemos a diario para mostrarnos delante de los demás, y nos habíamos olvidado de la belleza tan única de nuestra propia piel. No llegamos a reconocer que aquellas palabras que se nos han escapado desde el corazón las ha pronunciado por una vez nuestro Yo. Pero ¡cuánta libertad hemos experimentado..., ¿no?!... Y qué sensación tan gratificante de paz y plenitud por ser Tú mismo en ese instante único.


Porque todos somos buscadores de algo, pero en algunos momentos dejamos que nuestro ego ahogue a nuestro Yo. Nos vemos cegados por el materialismo que nos rodea y que nos conduce fuera de nosotros, o a intentar mejorarnos a nosotros mismos. Y nos disfrazamos de tantas maneras que olvidamos lo que se siente al respirar por todos los poros de nuestra piel. Ese es el error. Equivocamos el punto en el que enfocamos esa búsqueda. No busques fuera de Ti  porque la verdad y las respuestas están en Ti  Tú eres lo que estás buscando. Comprende quién eres, comprende lo que eres, y tu realidad se transformará. Porque el misterio de la vida no está en las cuestiones espirituales en sí, sino en que tu alma se sienta removida por ellas. Sabes que hay algo más dentro de ti  abrázalo, déjalo salir, y deshazte de tus culpas, complejos, miedos, obligaciones, que han levantado un muro alrededor de tu Ser. Algo más grande que tú te está pidiendo a gritos que lo liberes, que te liberes, porque ya se está despertando y ahora es el momento de dejarlo fluir. Vive libre, fluye y verás que nada es imposible. Porque cuando hay Amor y vives desde el Amor, nada es imposible. Porque tú Eres Amor, aunque aun lo sepas. 

     








domingo, 21 de octubre de 2012

Di "No"

Desde que nacemos empezamos a recibir un montón de lecciones, tenemos mucho que aprender: a obedecer, a no levantar la voz, a comportarte, a ser educado....

Mami me enseñó a decir "No" - entre otras muchas cosas, claro!. Recuerdo perfectamente cómo me lo decía una y otra vez. Recuerdo nuestras conversaciones sobre esto, y la manera en que me explicaba lo mucho que le costaba a ella practicarlo, pero lo importante que es, y que no hay nada de malo en saber decir "No", al contrario: "Meri, cielo, aprende a decir No, tienes que respetarte a ti misma, porque si no sabes respetarte tú, nadie lo podrá hacer por ti. Cariño, aprende a saber decir que No porque te darás cuenta de que  no sólo no pasa nada, sino al contrario, te hará libre. Las personas  que te rodeen se darán cuenta de que sabes lo que quieres, y lo mas importante: sabes lo que No quieres, y no tienes miedo a decirlo."
Recuerdo perfectamente  su energía y su tono de voz tan especial al hablarme, con esos ojos castaños  tan bonitos, su mirada tan transparente, clara, limpia, llena de Amor. La Adoro. Porque eso es Amor: abrirte y compartir tus inseguridades, tus miedos, tus fallos, y saber hacerlo "de tú a tú", saber enseñar a quienes más quieres que no pasa nada cuando metes la pata, no pasa nada cuando te sientes abatido, no pasa nada por dejarte llevar por tus emociones y llorar, no pasa nada por decir No cuando se trata de respetarte y amarte a ti mismo, sin hacer daño a nadie.


Quien realmente te quiere te comprenderá y te respetará todavía más.

¿Y sabes qué?, que lo he puesto en práctica - no sin mucho esfuerzo, tengo que deicirlo, y Mami tiene toooda la razón, es difícil - pero merece la pena, porque además de demostrarte a tí mismo que eres capaz de respetarte, (con la satisfacción que ello conlleva), recibes reacciones positivas inesperadas que te animan a seguir haciéndolo. Te animo a que pruebes si quieres, por favor. No te arrepentirás.

Gracias, Mami, tengo mucho mucho mucho que hablar contigo todavía. Y lo seguiremos haciendo, porque te llevo dentro de mi. Siempre. Siempre. Siempre.

Con Amor,
María




sábado, 20 de octubre de 2012

Simplifica

Hay épocas en la vida en que nos sentimos agotados mentalmente, con el malestar que eso genera: mal humor continuo - empezando contigo mismo - , irascibilidad con todo el que te rodea, falta de motivación para hacer cualquier cosa... Entramos en una espiral de energía negativa que evidentemente percibe todo el mundo, y que además atrae situaciones y personas que se mueven en esa misma energía, es decir, más de lo mismo... Y es que muchas veces nos sentimos saturados de todo: de la familia, los amigos, el trabajo... Parece que se nos empiezan a amontonar un sinfín de cosas pendientes de resolver, pero que cada vez que nos disponemos a ello, empezamos a darle vueltas y vueltas y vueltas. ¿para qué? y lo que es más importante, ¿por qué?. Porque nos dejamos guiar por nuestra cabeza, por la ¿razón?.


Nos olvidamos de vivir desde el corazón , , , nos olvidamos de quienes realmente somos, nos olvidamos de que nuestra forma verdadera de actuar en esta vida nos nace del alma, de la intuición, nos olvidamos del idioma en que nuestras almas nos hablan, y trabajamos duro para hacer callar su voz llenando nuestros ojos, nuestras vidas, nuestro tiempo, con lo que pensamos que los demás esperan de nosotros. Nos olvidamos de lo maravillosos y únicos que somos cada unos de nosotros, de lo importante que pueden llegar a ser cada una de nuestra acciones (desde las más sencillas como sonreír de verdad a las personas con las que te cruzas cada día). Dejan huella cuando realmente salen de nuestro corazón. 

Simplifica, desházte de todas esas capas de "tengo que", "ellos quieren que yo", "ellos esperan que yo".... Acalla tu cabeza, por una vez en mucho tiempo olvídate de los demás y recuerda quién eres, por una vez vacía tu mente de los disfraces que te has dejado poner, desnúdate, y mírate al espejo. Tal y como te ves, tal y como eres, eres perfecto. Simplifica, desempolva tu mejor gala, desempolva tu YO, y lúcelo con todo tu amor. Porque lo que hacemos desde el Amor no puede defraudar.

Simplifica, y dedica tiempo a quienes quieres, a quienes te hacen sentir bien, a quienes entienden tu idioma sin necesidad de abrir los labios, a quienes entienden y responden a una mirada limpia y profunda, sin adornos, sin miedos, sin disfraces.

Simplifica.

Con Amor,
María.

jueves, 18 de octubre de 2012

Ahora lo sé

Han pasado muchos años, y todavía me emociono al recordar los momentos de confusión, incomprensión, dolor que pude llegar a vivir, y que entonces no lograba entender. Lo único que sabía con certeza dentro de mí, y que me consolaba en cierta manera, era que todo aquello ocurría por algo, y por algo bueno. Antes simplemente era una creencia a la que me aferraba para intentar razonar por qué tenía que vivir ciertas cosas, y poder continuar adelante. Ahora sé que no fue simplemente una válbula de escape, ahora sé que no era una invención mía. Ahora sé que es REAL. Que todo ocurre por algún motivo, por un buen motivo.


Puede parecer curiosa la manera en que la vida nos va poniendo por delante situaciones y personas que "casualmente" son las idóneas para algo que nos ocurre o nos ocurriría poco después. Si te sucede algo negativo dices - qué mala suerte, ya era lo que me faltaba... Si te ocurre algo bueno, entonces es buena suerte, ¿no?, te ha tocado. La inmensa mayoría de la gente siempre dice: "¡Mira qué casualidad...!" ¿Casualidad?. ¿Seguro?


Recibe Nuevos Artículos en tu email